Jueves, 29 Febrero 2024

Historia

HISTORIA

Desde la Prehistoria tenemos constancia de ocupación humana dentro del actual término municipal por medio del hallazgo de diversos útiles líticos, especialmente en la zona de La Laguna y la Moheda. Tenemos también constancia de presencia humana durante el Calcolítico y poblamiento en altura durante la Edad del Bronce.

De la Protohistoria debemos destacar el momento previo a la Romanización, en el que se aprecia un aumento del número de yacimientos en torno a la vega del río Cigüela, como por ejemplo en el Cerro de Valdeserranos, con una posible dependencia de la gran ciudad celtibérica de Contrebia Cárbica, ubicada por medio de los hallazgos numismáticos y epigráficos en Villas Viejas.

El momento de mayor esplendor lo notificamos durante la época romana, durante el cual estas tierras estarían dentro del territorium de Segóbriga. Más que por la cantidad de yacimientos o zonas de asentamiento, tenemos que resaltar la importancia de nuestro término en cuanto al número de minas de Lapis Specularis, el “cristal de Hispania”, destacando la llamada mina HPC 5 (Huete-Palomares del Campo), que hasta la fecha es el mayor minado de este mineral en todo el Imperio. Este complejo minero consta de más de 150 pozos o minas.

Hasta la Edad Media no podemos hablar propiamente de la población de Palomares, como aldea de Huete, dentro del Sexmo del Campo, seguramente creada a merced del proceso de Reconquista, dando como fecha orientativa de su creación según el historiador José Andrés Prieto el año 1179, tras las derrotas almohades en Huete y Cuenca, y cuyo paso por Fuente el Pez nos es recogido en las fuentes escritas.

El momento de mayor esplendor lo alcanzará en el s. XVI, cuando en el año 1553 se exime como aldea y se constituye en Villa de Realengo, con el nombre de Palomares del Campo. Ese mismo año se comenzará a construir la iglesia parroquial, y diez años después la ermita de la Virgen de la Cabeza. Todo este proceso de promoción no se puede comprender sin el soporte económico de los descendientes de don Hernando de Alarcón (1466-1540), hijo del pueblo y virrey de Nápoles, con una destacada vida militar desde los Reyes Católicos hasta Carlos I. Sus descendientes erigirán la suntuosa capilla que en la actualidad contiene el Museo de Arte Sacro.

En el año 1654 el rey Felipe IV vuelve a enajenar la villa y la concede al Marqués de Leganés, pero los vecinos, gracias al apoyo económico de d. Francisco de Alarcón y Covarrubias, bisnieto de don Hernando y obispo de Córdoba en esos momentos, vuelven a recuperar el derecho de villa de realengo por 17000 ducados.

El siglo XVIII se inaugura con la Guerra de Sucesión, durante la cual, como pueblo castellano, la villa se sitúa de parte de Felipe de Anjou (futuro Felipe V), sufriendo la furia de las tropas enemigas del Archiduque Carlos de Austria durante los días 12, 13 y 14 de septiembre de 1706, cuando se saquea la localidad y se destruye la ermita de San Miguel en Fuente del Pez.

En el siglo XIX, Pascual Madoz nos describe la villa de Palomares como una localidad con 1360 almas, número que se mantiene y aumenta, alcanzando su cénit en el año 1950 con 2030 habitantes, y comenzará el declive poblacional reduciéndose a la mitad en los años 90, y acuciándose en los últimos años.

Sobre nosotros

Partido judicial: Tarancón

  • DIRECCIÓN: Plaza del Coso nº 1

  • TELÉFONO:969277601

  • FAX: 969277772

  • EMAIL:ayto.palomares@gmail.com